Antonio Torres 1856 "La Leona"

Sevilla, Spain
La historia de  “ La Leona “

En los primeros anos 1850  Julián Arcas iba a ver a su amigo Antonio Torres en Sevilla. Su       deseo ardiente,  que le fabricara una guitarra, se cumplió en 1856.  Eso fue  el nacimiento de  
“La Leona”. Unas fuentes dicen que Torres,  otras que Tárrega diera ese nombre. Por aquellos tiempos ese instrumento tenía un extraordinario sonido vigoroso, incluso  “ salvaje”, de ahí  la denominación  “ La Leona “.   
La tapa de la caja es de abeto, los aros y el fondo de tres piezas de cyprés.  El puente no        tiene  cejilla, las  cuerdas son fijadas por un nudo detrás del puente, pasan por perforaciónes subiendo dentro del puente y tras la salida continúan paralelas a la tapa. Ese tipo de puente  Torres lo ha aplicado sólo en un instrumento más.  En el interior la tapa tiene un abanico de siete varetas.  En la zona de la boca se encuentra entre la tapa y el fondo, soportado sobre el último por dos peones,  un  tornavoz de metal, como Torres lo empleó también en algunas otras guitarras, imaginando que focalizase el sonido. El mástil es de cedro, el diapasón de palosanto oscuro. La cabeza tiene tres arcos típicos de Torres. El instrumento en total  es muy leve.

Elaborada para Arcas,  Torres nunca le vendió “ La Leona “ , sino sólo se la puso a disposición. Ella era  para  Torres un instrumento sobresaliente, quizás  ejemplar. En 1862  Julián Arcas daba unos quantos conciertos con “La Leona” en Espana ( Madrid y Castellón) y   Inglaterra.  Al concierto en Castellón asistieron también  Francisco Tárrega a los nueve  anos con su padre. Además de la  virtuosidad de Arcas  todos los oyentes fueron profundamentamente y para largo tiempo impressionados por el fuerte y a la vez  cálido sonido de “La Leona”,  que hasta entonces se desconoció de una guitarra de concierto. Arcas la consideró el mejor instrumento que cono-    cía. Posteriormente no menos la apreciaron  Tárrega, Llobet, Pujol, Sainz de la Maza y otros.

Torres legó doce guitarras, entre ellas “La Leona”, que le heredó a su hija Anita.  Por mediación de Tárrega  la adquirió de ella   Francisco Mingot en 1894 para su hija Elvira, una discípula      de Tárrega.  Cerca de 1909 , después de la muerte de Tárrega, “ La Leona “ llegó a las manos de un amigo suyo ( no se sabe detailles ) .  En los anos veinte  Don  Hilario  Solsona , un aficionado de Barcelona, la adquirió,  de la qué  iba detrás hace anos. Pero finalmente  “La Leona “  cayóen el olvido con los guitarristas  - como todos los instrumentos de  Torres. Pues en 1979  apareció en el periódico inglés  “Guitar International”  un artículo de José  Romanillos sobre  “ La Leona “.   Ahí  informó,  que los herederos de don Hilario Solsona  querían separarse del instrumento.  Así en 1980 yo pude cumplirme el  anhelo  de adquirir  esa  joya  de Senora Luisa  Solsona de Barcelona.  El instrumento fue en un estado  muy mal,  no o apenas  tocado,  la tapa  considerablemante hundida  con  varias rajas,  correspondiente inclinación del puente  y otras cosas más. El sonido no pudo hacer imaginar el nimbo de antano.  Al Sr.  Benno K.  Streu  de  Freiburg i. Br., se debe la meticulosa  restauración congenial,  por la cual consiguió  volver a reanimar  “ La Leona “. Tocada por artistas , que seabsorben  en ella  y sean expertos  con  guitarras antiguas,  los oyentes de hoydia  en las salas de concierto como con los discos pueden  volver a vivir el mundo del  sonido de  “La Leona"
                                                                                                                                     
Erhard  Hannen
back to Leona
Vera, Plaza de Catedral
en la noche Mayo 25, 2006
see Wikipedia article